Ortodoncia infantil.

16 Mar Ortodoncia infantil.

Si se opta por realizar una ortodoncia infantil, es importante comprender éste tratamiento como la primera de dos partes; y juzgar sus beneficios y limitaciones de forma acorde. En primer lugar, muchos de los problemas que solucionamos con la ortodoncia son genéticos; aunque corrijamos la posición de los dientes, seguiremos enfrentándonos a su tendencia a desviarse de su posición. Además, los pacientes más jóvenes simplemente no poseen todos los dientes, y no pueden recibir ciertas técnicas de tratamiento.

Al no tener todos los dientes en su posición final, no podemos recolocar aquellos que aún no han salido. Si bien se pueden tomar medidas preventivas para identificar precozmente futuros problemas de un diente aún por emerger, la mayoría de estos problemas sólo puede solucionarse una vez éste ha salido. Ejemplos son los dientes impactados o los que salen por un lugar que no les corresponde. Algunos aparatos de ortodoncia necesitan anclaje en los dientes definitivos, y las gomas elásticas sólo son recomendables para los dientes definitivos.

De un modo parecido, es complicado poder solucionar una tendencia del desarrollo desde la infancia. Si los antecedentes familiares apuntan a un determinado problema de dentadura, es muy probable que éste se manifieste a medida que el paciente crece. Una ortodoncia en la infancia puede controlar cómo se manifiesta ésta tendencia, pero no la impedirá entre las fases del tratamiento. Normalmente el crecimiento de los dientes continúa hasta los 17 años en hombres y los 15 en mujeres, y los defectos corregidos en la infancia pueden volver a aparecer posteriormente.

Sabiendo que hay tantas limitaciones en el tratamiento, siempre se podría preguntar si la ortodoncia temprana merece la pena. En efecto, ¿por qué no esperar a que los dientes terminen de crecer antes de hacer nada? En primer lugar, un tratamiento temprano puede mejorar las perspectivas de la segunda fase. Un problema que podría acabar en cirugía puede acabar en una simple extracción con un tratamiento precoz. En segundo lugar, y para los casos más problemáticos, no podemos despreciar la inyección de autoestima que supone tener una sonrisa bonita durante la adolescencia.

En la Clínica Dental Miradent hemos tenido el lujo de ayudar a muchos de nuestros pacientes a trabajar por una sonrisa bonita, y hemos acumulado la experiencia necesaria para poder asesorarte acerca de tus posibilidades y tus mejores opciones. ¡Anímate! Con sólo unos meses tendrás una sonrisa perfecta para el resto de tu vida.

Sin Comentarios

Publicar Un Comentario