Como cuidar tu esmalte dental

22 Ago Como cuidar tu esmalte dental

El esmalte dental es uno de los materiales más duros que produce nuestro cuerpo. Envuelve los dientes en una capa protectora y cumple un rol fundamental en su protección y bienestar. Su cuidado es fundamental para proteger nuestros dientes de aquello a lo que los exponemos diariamente; y si nos descuidamos puede empezar a desgastarse y debilitarse, incluso a romperse. Hoy, desde el Blog de la Clínica Dental Miradent, en Herrera Oria (cerca de la Vaguada), repasamos algunas de las características del esmalte dental y os enseñamos a cuidar y vigilar su estado de salud.

 

Aunque pienses que tus dientes son muy resistentes, en realidad es el esmalte dental lo que les aporta fortaleza; y sin el actividades tan sencillas como el comer o beber serían molestas o dolorosas. Es ésta barrera natural la que separa los sensibles nervios que habitan en el interior de las piezas dentales de la presión, los cambios de temperatura y las muchas y diversas formas de estrés a las que los sometemos. En muchos casos un aumento de la sensibilidad es indicativo de un problema con el esmalte dental.

A pesar de su dureza, el esmalte dental es un material que tiene que lidiar con muchos esfuerzos y puede desgastarse con el tiempo. La dieta, por ejemplo, es uno de los factores más determinantes de éste proceso. Alimentos ácidos o crujientes pueden debilitar la capa de esmalte, y es muy recomendable limitar su ingesta o al menos, tras tomar un alimento ácido, enjuagarse la boca con agua para eliminar sus restos.

Los alimentos azucarados son el alimento perfecto para muchas de las bacterias que habitan en nuestra boca, y cuya proliferación también genera un ambiente ácido en nuestra boca. Alimentos como el queso o la leche no sólo te ayudarán a contrarrestar la acidez, sino que te aportarán el calcio que tu cuerpo necesita para reconstruir el esmalte dental.

Aunque a muchos les parezca contraintuitivo, el cepillado dental también puede ser lesivo para el esmalte dental. Muchos pacientes extremadamente cuidadosos con su higiene dental se sorprenden a descubrir que sus sesiones de cepillado, demasiado frecuentes o intensas han acabado por dañar su dentadura. En general es recomendable cepillarse tres veces al día como máximo y nunca presionar el cepillo contra la dentadura.

Como siempre, la mejor manera de cuidar tu esmalte dental es acudir periódicamente a un odontólogo que pueda vigilar su estado de salud. Para los casos más extremos existen productos especialmente diseñados para reforzar ésta capa protectora, aunque deben usarse con la aprobación de tu dentista de confianza.

En la Clínica Dental Miradent, Calle Sangejo 21, Herrera Oria, Madrid (cerca de La Vaguada); estamos enteramente a tu disposición para vigilar la salud de tu dentadura y ofrecerte los consejos y los tratamientos que necesitas para poder disfrutar de una boca sana y fuerte.

 

Sin Comentarios

Publicar Un Comentario